Lo siguiente es información para ayudar a la gente a tomar decisiones acerca de cómo mantener sano y placentero el sexo para uno mismo y sus parejas. Estos consejos se pueden leer en su totalidad o arrastrar y soltar para compartir fácilmente por los propietarios de sitios web y aplicaciones, también por las organizaciones de salud pública. El sexo es una parte fundamental de la vida. Desde darse besos, todas las posiciones que se encuentran en el Kama Sutra hasta el amplio mundo de perversión, fetiches, y juguetes, parece que hay mil y una maneras en que la gente encuentra placer sexual. Lo que sigue es información para ayudarte a tomar decisiones acerca de cómo mantener sano y placentero el sexo para uno mismo y sus parejas.

Empecemos con tres fundamentos:

  1. Se supone que el sexo debe ser divertido y hacerte sentir bien. Por eso pasamos tanto tiempo pensando en ello, planeándolo, buscándolo y, de hecho, haciéndolo. Y la mayoría del tiempo – todo el tiempo, si tenemos suerte – es agradable pensar en ello, planearlo, buscarlo, y hacerlo. Si no – si después de diez minutos, o diez horas o diez días de haber tenido relaciones sexuales no te sientes bien por haberlo hecho – reflexiona sobre ello. ¿Por qué no te sientes bien por haberlo hecho? ¿Qué podría pasar para que te hiciera sentir mejor?
  2. Saber lo que quieres (y por qué). A veces quieres sexo porque quieres tener a alguien a tu lado; a veces estás tan caliente que no puedes pensar en otra cosa; y a veces quieres una conexión íntima. Y eso quiere decir que puede que quieras algo muy distinto de una aventura de una sola noche que de una pareja principal. Cuanto más claro tengas lo que te mueve, más te agradará el sexo. Y eso nos lleva al tercer punto fundamental:
  3. Pide lo que quieres. El dicho “para gustos los colores” adquiere un sentido completamente nuevo cuando se trata de sexo. Te puede gustar coger, a tu pareja no tanto; puede que le guste coger en la primera cita, tú podrías querer esperar; le pueden gustar los condones, y a ti puede que no. Mientras que poner tus preferencias en una pantalla de perfil puede ayudar a señalar tus deseos a una posible pareja, no es un sustituto para hablar abiertamente de lo que quieres y lo que no quieres. Siempre asegúrate de hablar antes de que las cosas se calienten.


Casi todo lo que hacemos conlleva algún nivel de riesgo, desde caminar por la casa a manejar nuestro auto, desde hacer ejercicio en un gimnasio a divertirte haciendo deportes de aventura. Algunos riesgos, como que te alcance un rayo, son tan pequeños que rara vez nos paramos a pensar en ellos. Asimismo, algunas actividades sexuales pueden conllevar un riesgo teórico de transmisión de VIH, pero el número de casos de transmisión comunicados y confirmados como resultado de esas actividades son mínimas. Y la buena noticia del VIH, en particular, es esta: es mucho más difícil contraer el VIH que la gripe.

En todo caso, hay herramientas para minimizar el riesgo. Depende de ti decidir la opción de prevención que es mejor para ayudarte a tener relaciones sexuales más sanas. El VIH se transmite por el semen, la sangre o los fluidos vaginales o del agujero delantero – y se puede evitar al usar condones. Incluso si los fluidos corporales se intercambian, si tú o tu pareja viven con VIH con una carga viral indetectable o son personas no infectadas de VIH y toman PrEP, entonces la probabilidad de transmisión cae a casi cero.

Condones y lubricante

  • Los condones y lubricantes funcionan mejor cuando se usan juntos, y pueden prevenir las ETS, el VIH, y el embarazo cuando se usan correctamente.
  • El lubricante reduce la fricción que puede causar que se rompan o se rasguen los condones. Los lubricantes a base de agua o silicona son mejores porque los lubricante a base de aceite – como la jalea de petróleo, aceite mineral, aceite para masajes, y lociones corporales – pueden causar que se debilite el látex y que se rompa.
  • Pero los condones no siempre son 100% eficaces para proteger contra algunas ITS, como VPH o herpes, que puede infectar zonas que los condones no cubren.

La PrEP

  • PrEP significa “Profilaxis pre exposición”. Es para las personas no infectadas de VIH que se quieren proteger de infección por VIH. El “pre” en PrEP significa que puedes tomar medicamentos recetados antes de entrar en contacto con el VIH para ayudar a reducir el riesgo de contraer el virus. No es 100% eficaz – pero, cuando se toma a diario, es bastante eficaz. Cuanto más regularmente lo tomes, mejor funcionará.
  • El riesgo de contraer el VIH se minimiza aún más cuando la PrEP se combina con otras estrategias de prevención, como el uso de condones o TasP (el Tratamiento como Prevención, o tomar medicamentos contra el VIH que no solo mantienen sanas a las personas que viven con VIH, sino también reducen dramáticamente la transmisión de VIH).

Pero recuerda que la PrEP solo protege contra el VIH, así que usa condones si te quieres proteger de otras ITS también.

La PEP

  • PEP significa “Profilaxis post exposición”. El “post” en PEP significa que se toman los medicamentos recetados después de la exposición al VIH. Mientras que la PrEP, los condones y el tratamiento del VIH son todos muy eficaces para la prevención de la transmisión de VIH, a veces durante el sexo algo puede pasar que te puede dejar pensando si alguien se podría haber expuesto al VIH. PEP es buen plan B. Si eres una persona no infectada de VIH y no tomas PrEP, pero recientemente has tenido sexo sin protección con una persona cuyo estado de VIH desconocías, por ejemplo, contempla tomar PEP para prevenir una posible infección por VIH. Si tienes VIH, y piensas que hay una posibilidad de haber expuesto a otra persona al VIH, puedes hablarle a esa persona de PEP.
  • Tienes que comenzar las medicinas de PEP en un plazo de 72 horas – cuanto antes mejor. Habla con tu doctor en seguida si crees que te puedes haber infectado. También puedes conseguir medicinas de PEP en la sala de emergencia de tu hospital local o en una clínica de 24 horas.

Las vacunas contra hepatitis A, hepatitis B, meningitis bacteriana, y VPH

  • Te puedes vacunar contra hepatitis A, hepatitis B, y meningitis bacteriana causada por la bacteria Neisseria meningitidis. Los CDC también recomiendan que todos se vacunen tres veces para protegerse contra VPH hasta los 26 años. Puede que también quieras contemplar la vacunación contra VPH si tienes entre 27 y 45 años y no te habías vacunado previamente; debes hablarlo con tu proveedor/a.

El Tratamiento como Prevención (TasP, en inglés)

  • Tomar medicamentos contra el VIH es maravillosamente eficaz para mantener sanas a las personas que viven con VIH, y con cada nuevo avance, los medicamentos mejoran – hasta el punto en que la esperanza de vida de las personas con VIH se acerca cada vez más a la de las personas no infectadas de VIH.
  • Hay otro beneficio importante en recibir tratamiento. Si vives con VIH, recibes tratamiento, y tienes una carga viral indetectable – lo que significa que hay tan poco virus en tu cuerpo que no se puede medir con una prueba estándar – la probabilidad de infectar a alguien durante el sexo se acerca a cero. Esta estrategia de prevención contra el VIH se conoce como Tratamiento como Prevención, o TasP, por sus siglas en inglés.
  • Si eres una persona que no está infectada de VIH y la persona con quien piensas tener relaciones sexuales te dice que vive con VIH, contempla preguntar si está tomando un tratamiento para el VIH y si tiene un estado indetectable. También pueden hablar de cómo protegerse aún más al usar otras opciones de prevención.

Evaluar tu red sexual

  • ¿Qué es tu red sexual? Es tu conexión sexual con las personas, e incluye las personas con quienes has tenido relaciones sexuales más las personas con quienes ellas han tenido relaciones sexuales.
  • Más parejas sexuales y más sexo no protegido puede significar un aumento en tus posibilidades de encontrarte con una ITS o el VIH. Pero puedes hacer ajustes en tu red sexual para reducir tu riesgo de contraer algo.
  • Puedes reducir el número de personas con quienes tienes relaciones sexuales; puedes acordar tener una relación monógama (y solo tener relaciones sexuales con tu pareja); o puedes abstenerte (no tener relaciones sexuales en absoluto). O puedes llegar a acuerdos acerca de los tipos de sexo que tendrás con una pareja principal y qué tendrás con parejas casuales.

Con esta información en mente puedes ahora sentirte en control la próxima vez que tengas relaciones sexuales. Habla con tus parejas acerca de lo que estás dispuesto/a a hacer y lo que no. En el fondo, la cantidad de riesgo que asumes es una decisión personal. Escoge la opción que sea correcta para ti, y cuida de tu salud – y la de tu pareja – lo mejor que puedas. ¡Y no te olvides de DIVERTIRTE!

Entender los diferentes tipos de sexo, y lo que conlleva cada uno, te ayudará a descubrir lo que quieres de tu vida sexual – y te ayudará a comunicarte mejor con tus parejas. El sexo con una pareja se puede clasificar ampliamente en cuatro tipos: anal, oral, masturbación mutua, y vaginal/agujero delantero. Los juguetes sexuales, que pueden usarse a solas o con una pareja, conforman una quinta categoría.

Cada tipo de sexo llevará diferentes riesgos cuando se trata de transmitir ETS y VIH. El grado de riesgo depende principalmente de la probabilidad de que se intercambien fluidos corporales entre las parejas.

Puntos claves:

  • Los condones, la PrEP, y el Tratamiento como Prevención (TasP) son las formas más eficaces de protegerse contra el VIH antes de la exposición. La PEP es un recurso eficaz para protegerse contra el VIH después de una posible exposición. Los condones son la única forma de protección contra otras ITS.
  • Mientras que es más seguro ser la pareja activa que la pasiva, cualquiera de las dos puede contraer ITS si no se usan condones (y el VIH, si ninguna toma PrEP o se trata contra el VIH).
  • Usa mucho lubricante a base de agua o de silicona para evitar rasgados durante el sexo, especialmente cuando se usan condones.
  • Hazte un control de ITS y VIH cada tres meses si eres una persona activa sexualmente. Pregúntale a tu doctor acerca del control para cánceres anales y de cuello uterino relacionados con el VPH, así como los cánceres bucales y del pene, especialmente si vives con VIH o tienes sexo receptivo (o sea, eres la pareja pasiva).

El sexo anal sin condón es la manera más fácil de transmitir una ITS o el VIH durante el sexo, aunque el grado exacto del riesgo puede depender de muchos factores. La infección aguda por VIH aumenta la probabilidad de transmisión dramáticamente durante el sexo anal, y es en esta etapa cuando la mayoría de las personas no son conscientes de que tengan VIH.

Mientras que ser la pareja que penetra (o sea, la activa) es generalmente menos arriesgado que ser la pasiva, ambas actividades se consideran de alto riesgo sin condones, PrEP, y/o vivir con una carga viral de VIH indetectable. Ser la pareja pasiva durante el sexo anal es más arriesgado porque el tejido rectal no solo ya de por sí es más susceptible que nuestra piel externa a la transmisión de infección, también le falta lubricación natural – lo que puede resultar en pequeñas rasgaduras durante la penetración que pueden dar acceso directo a las ITS y el VIH al torrente sanguíneo. La probabilidad de contraer el VIH para la pareja pasiva es mayor cuando alguien acaba en su trasero. Aún así, salirse no reduce mucho el riesgo de transmisión ya que se ha demostrado que el presemen contiene altos niveles del VIH.

Los poppers, y posiblemente irrigarse, pueden aumentar el riesgo para las parejas pasivas, porque los poppers aumentan el flujo sanguíneo de los tejidos rectales y cuando se irriga uno desaloja las capas mucosas que lubrican y protegen las paredes rectales y de la tripa, facilitando la entrada del VIH en tu torrente sanguíneo.

Muchos otros factores también pueden aumentar la probabilidad de contraer el VIH durante el sexo anal. Tener una ITS existente puede hacer que todas las parejas involucradas sean más susceptibles, ya que el tejido inflamado o las llagas abiertas proporcionan una ruta más fácil para la transmisión de VIH.

Además, el sangrado rectal, causado por numerosas cosas incluyendo las hemorroides, algunas ITS, las llagas del herpes, el uso previo de juguetes sexuales, y el fingering o fisting intenso, pueden aumentar el riesgo para ambas parejas. Si notas sangrado rectal incontrolado, debes buscar atención médica en seguida.

Afortunadamente, hay maneras de reducir las posibilidades de contraer algo más que el placer del sexo anual. Usar bastante lubricante a base de agua o de silicona puede evitar la irritación y las rasgaduras, y dar lugar a un rato exento de problemas. Es importante, particularmente para la pareja pasiva, que se relaje antes de la penetración y acordarse de tomar un descanso si algo empieza a doler.

La protección contra la infección por VIH puede tener varias formas, incluyendo los condones (los que se insertan y los que se desenrollan), la PrEP, y el Tratamiento como Prevención (TasP). La PEP es un recurso efectivo para protegerse contra el VIH después de una posible exposición. Recuerda, los condones son la única forma de protección contra otras ITS.

Si no usas estos métodos, hay también un número de estrategias alternativas para reducir el riesgo que, aunque no son tan fiables o eficaces, se ha demostrado que tienen mejores resultados en la salud que no hacer nada en absoluto. Estas incluyen:

  • el posicionamiento estratégico, o por seroposicionamiento, lo que significa que una pareja negativa solo hace de pareja activa con parejas de estado positivo y desconocido
  • retirarse, o que la pareja pasiva salga antes de acabar en el trasero de la pareja pasiva
  • la seroselección, o la elección de las parejas que se cree que tienen el mismo estado de VIH que uno
  • negociar con seguridad, o convenir, entre dos parejas no infectadas de VIH, que sea aceptable tener sexo sin condón con una pareja regular no infectada de VIH, mientras se acuerda divulgar los resultados de pruebas y el sexo fuera de la pareja (y limitar el riesgo con parejas exteriores)

Ya seas la pareja activa, la pasiva o la versátil, siempre es una buena idea hablar con tu pareja acerca de tu estado de VIH y preguntar acerca del suyo.

También contempla preguntarle a tu doctor acerca del control para cánceres anales relacionados con el VPH, así como acerca de los cánceres bucales y del pene, especialmente si vives con VIH o eres la pasiva, y si aparecen algunas verrugas o bultos raros en esas zonas.

Recursos útiles sobre cómo tener mejor sexo anal:

Puntos claves:

  • Los riesgos del sexo oral son diferentes para las diferentes ITS. También dependen del tipo de sexo oral que tengas, y si eres la pareja que da o la que recibe. Generalmente, es más seguro recibir sexo oral que darlo.
  • El riesgo de la transmisión de VIH es extremadamente bajo durante el sexo oral. Sin embargo, hay un riesgo más alto de contraer otras ITS, como gonorrea, sífilis, clamidia, VPH, y herpes.
  • Hazte un control de ITS y VIH cada tres meses si eres una persona activa sexualmente. Pregúntale a tu doctor acerca del control para cánceres bucales relacionados con el VPH, si ves cualquier bulto o verruga raros en esas zonas.

El sexo oral incluye la felación, o chupar/dar mamadas (boca a pene); cunnilingus, (boca a vagina/agujero delantero); y analingus, o lamer el ano (boca a trasero). Es posible infectarse de una ETS en la boca/garganta al realizar el sexo oral. También es posible, pero menos probable, infectarse al recibir de una pareja que tiene una infección en su boca/garganta, aunque el riesgo de infectarse al recibir es generalmente más bajo. La transmisión de VIH es muy poco probable mediante cualquier tipo de sexo oral.

Para reducir el riesgo de infección, mantén las membranas mucosas de la boca sanas. Una buena estrategia para reducir el riesgo es evitar el sexo oral hasta 45 minutos después de lavarte los dientes, usar el hilo dental, y no realizarlo en absoluto si tienes llagas abiertas. La estrategia de prevención más eficaz contra todas las ITS es usar condones o barreras bucales de látex durante el sexo oral; los condones, la PrEP, y el TasP son las formas más efectivas de protegerse contra la transmisión de VIH.


Chupar

Las mamadas pueden ser una parte importante de tu vida sexual. Mientras que ha habido casos de transmisión de VIH mediante el sexo oral, es muy, muy, muy poco común.

Las ITS que se transmiten comúnmente al chupar incluyen gonorrea, sífilis, y clamidia para todas la parejas que participan; el VPH (las verrugas genitales) para la que chupa; el herpes oral (HSV-1) en los genitales para aquella a la que se chupa; y algunas otras.

Aquí tienes algunos datos acerca de las ITS que se transmiten comúnmente mediante el sexo oral:

  • El VPH es la primera causa del cáncer de garganta, y el riesgo de transmisión aumenta con el número de parejas de sexo oral.
  • Mientras que hay muy poco riesgo de infectarse del herpes genital (HSV-2) en la boca por dar mamadas o hacer cunnilingus, el riesgo de contraer el HSV-1 (herpes oral) alrededor de sus genitales aumentará para la persona que recibe una mamada de su pareja.
  • Mientras que hay un riesgo teórico de la transmisión de la hepatitis B o la hepatitis C si se intercambia la acabada o sangre al chupar, no ha habido casos documentados de esto. Pero las personas corren un riesgo mayor de infectarse de la hepatitis A y shigella si chupan un pene que haya estado recientemente dentro de un trasero.
  • Afortunadamente, hay vacunas seguras y eficaces disponibles para la hepatitis A y B y ciertas cepas de bajo y alto riesgo del VPH

Mientras que lo más seguro es evitar que tu pareja eyacule en tu boca, si notas un poco de la acabada (o presemen) lo mejor es escupirla o tragarla en vez de dejarla en la boca. Si tomas PrEP todos los días tal y como se te ha prescrito o haces sexo oral a una pareja que es indetectable, la transmisión de VIH es muy poco probable. Usar condones al chupar puede agregar una capa más de protección. Los condones o el lubricante con sabores son una opción si detestas el sabor.


El cunnilingus

Lamer una vagina/agujero delantero (o sea, el cunnilingus) se considera una actividad de muy bajo riesgo para casi todas las ITS. Sin embargo, la pareja receptiva corre el riesgo de contraer el herpes oral en su zona genital de la persona que le está lamiendo; es más raro que la pareja que lame contraiga herpes genital alrededor de la boca. Hay un posible riesgo de transmisión de VPH. El riesgo de transmisión de VIH, por otra parte, es extremadamente bajo para todas las parejas que participan. La fiabilidad de los informes de casos de transmisión por cunnilingus es dudosa. Aún así, las barreras bucales de látex son un recurso eficaz para protegerse contra todas las posibles ITS, y la PrEP y TasP son eficaces contra el VIH.

Consejos para practicar el cunnilingus.


Lamer el ano

Lamer el ano de una persona por placer sexual se considera generalmente una actividad de bajo riesgo para la mayoría de las ITS, y una actividad que tiene un riesgo de transmisión de VIH muy, muy, muy poco probable. Sin embargo, es posible que ciertas infecciones parasitarias y bacterianas que afectan el sistema digestivo, como shigella, giardiasis, Cryptosporidium, y amebiasis se transmitan a la persona que da. Lavarse el ano (o que la pareja se lave el suyo) de antemano puede minimizar la probabilidad.

También hay riesgo de la transmisión de la hepatitis A si no te has puesto la vacuna contra ella, y un riesgo teórico de contraer el VPH para la persona que lame el ano. El riesgo teórico de la infección por VIH para la pareja que da proviene de la presencia de sangre en el recto (como resultado de, por ejemplo, el fingering, fisting, o uso de juguetes sexuales intenso). Las barreras bucales de látex, PrEP, y TasP son todos medios eficaces de protección contra este riesgo mínimo del VIH. Las barreras bucales de látex también protegen más contra las infecciones parasitarias y otras ITS.

Consejos de cómo comerse un ano por la estrella de porno, Levi Michaels.

Puntos claves:

  • El sexo vaginal / en el agujero delantero sin condón conlleva un alto nivel de riesgo de la transmisión de ITS y VIH para todas las parejas que participan. El riesgo es mayor para la pareja receptiva.
  • Los condones, la PrEP, y el TasP son formas extremadamente eficaces de protección contra la transmisión de VIH. La PEP es un recurso eficaz para protegerse contra el VIH después de una posible exposición. Los condones son el único método que puede prevenir un embarazo y ITS/VIH cuando no se usa un método anticonceptivo y/o la PrEP.
  • Retirarse antes de la eyaculación parece ser más eficaz para reducir la transmisión durante el sexo vaginal/en el agujero delantero que el sexo anal, pero los condones y PrEP aún son más eficaces en la prevención del VIH.

Junto con las pruebas frecuentes que se recomiendan para el VIH y las ITS, las personas con agujero delantero/vaginas, también deben asegurarse de que se hagan un control para el cáncer de cuello uterino relacionado con el VPH tal como lo recomiende su proveedor/a durante la revisión regular de la pelvis o salud ginecológica.

La sexualidad, anatomía genital y tipo de sexo que tienen las personas trans con agujeros delanteros/vaginas varían en base a su identidad y a si han decidido tomar hormonas y/o hacerse una reconstrucción genital. Si eres trans, o contemplas tener una pareja trans, puede que desees revisar dos recursos muy buenos, El sexo seguro para cuerpos trans y Preparados: Una guía para hombres Trans a Hombres ambos están disponibles en los Recursos de BHOC para la Inclusividad Trans.

El sexo vaginal/en el agujero delantero puede dar como resultado un embarazo, así que si no estás intentando quedarte embarazado/a en un futuro próximo, contempla un método anticonceptivo, como los condones (los que se insertan y los que se desenrollan) o anticoncepción (como la píldora o las DIU). Es posible que se queden embarazados los hombres trans que no hayan tenido histerectomías, aún si toman testosterona, ya que la testosterona no es un método anticonceptivo eficaz. Los condones son el único método que puede prevenir tanto embarazos como ITS/VIH cuando se usa sin un método anticonceptivo o la PrEP.

El sexo vaginal/en el agujero delantero sin condón se considera más arriesgado que la masturbación mutua y el sexo oral cuando se trata de la transmisión de casi todas las ITS, pero en general es menos arriesgado que el sexo anal sin condón. Parecido al sexo oral y anal, la persona penetrada tiene una probabilidad más alta de infección por ITS/VIH que la pareja que penetra. Además, es posible transmitir infecciones por levaduras durante el sexo vaginal/en el agujero delantero. Y cambiar del trasero a la vagina/agujero delantero mientras se coge o se hace el fingering sin lavarse entre medias puede aumentar la posibilidad de la persona de contraer una infección del tracto urinario (ITU).

Muchos factores afectan el nivel de riesgo del VIH que se asocia con el sexo vaginal/en el agujero delantero, incluyendo la carga viral de una pareja que vive con VIH, la presencia de ITS, la salud vaginal/del agujero delantero, irrigación, y circuncisión.

Los condones son la única manera de prevenir la infección por ITS durante el sexo vaginal/en el agujero delantero, y la PrEP y el TasP también son extremadamente eficaces en la prevención de la transmisión de VIH. Retirarse antes de la eyaculación parece ser más eficaz para reducir la transmisión durante el sexo vaginal/en el agujero delantero que el sexo anal, aún así los condones y PrEP siguen siendo lo más eficaz.

Puntos claves:

  • La masturbación mutua es lo más seguro que hay, aparte de masturbarse solo/a. Hay un riesgo menor de contraer una de las ITS que son transmisibles por el contacto de piel a piel (por ejemplo, herpes, VPH, o incluso ladillas).
  • Si te gusta hacer fisting, lávate las manos, usa lubricante para evitar las rasgaduras, y mantén las uñas cortas. Puede que quieras probar usar los condones internos, guantes de látex, o fundas de dedos (para el fingering) para evitar la infección por ITS y VIH. El mayor riesgo de fisting proviene de coger posteriormente sin un condón.

La masturbación mutua normalmente se trata del fingering, hand jobs, y fisting – básicamente cualquier cosa que puedas hacer con tus manos para darle un orgasmo a tu pareja. Mientras que tener sexo con las manos es uno de los tipos de sexo más seguros, aún hay algunos riesgos. Las manos llevan bacterias posiblemente dañinas que pueden causar infecciones del tracto urinario, lo que puede plausiblemente resultar en la transmisión de ITS si hay cortaduras o llagas abiertas en las manos o si hay contacto directo con cualquier tipo de heridas, bultos, o secreciones de tu pareja. Algunas ITS solo requieren contacto de piel a piel para transmitirse, como el VPH, herpes, sífilis, y ladillas. Aún así, masturbarse con otra persona es casi lo menos arriesgado que hay.

Unas cuantas estrategias pueden ayudar a reducir el riesgo aún más. Asegúrate de lavarte las manos. Y no te olvides de mantener las uñas cortas y usar mucho lubricante antes de meter las manos en cualquier lugar. Es importante evitar las rasgaduras pequeñas en la piel, que podrían aumentar el riesgo de contraer una ITS, especialmente si participas en tipos de sexo más arriesgados más tarde.


Los handjobs

Masturbarle a alguien no representa ningún riesgo de transmisión de VIH.


Fingering

Mientras que es teóricamente posible que una persona con una cortadura abierta o una abrasión fresca en el dedo o la mano se pueda infectar de VIH si entra en contacto con sangre en el ano o vagina/agujero delantero, nunca ha habido ningún caso documentado de la transmisión de VIH por hacer fingering. Por tanto, el riesgo de VIH es muy, muy, muy poco probable.


Fisting

Recursos útiles e instrucciones acerca de cómo hacer que el fisting sea divertido y sano:

En cuanto a las ITS y el VIH, el mayor riesgo del fisting no es realmente del fisting en sí, sino de tener sexo sin condones justo seguido. Contempla usar condones internos o guantes de látex para reducir el riesgo de la transmisión de ITS y VIH. Si decides no usar condones pero quieres minimizar el riesgo de transmisión de VIH, contempla coger primero y luego hacer fisting. Hacer fisting primero puede causar rasgaduras y sangrado en el trasero, resultando más arriesgado hacer el bareback, sin condón, posteriormente para la transmisión de VIH. Hacer fisting cuando se toma PrEP o con una pareja indetectable también proporciona protección contra el VIH.

Mientras se hace fisting, asegúrate de que empiezas con tus dedos, y tómate con calma entrar y salir con tu mano. También, usa bastante lubricante: Nunca sobra el lubricante durante el fisting. Si piensas hacer fisting primero y coger después, debes contemplar el uso de lubricantes a base de agua; los lubricantes a base de aceite pueden dejar todo pegajoso y embarrado de grasa, además pueden dañar los condones de látex después. También puedes decidir usar condones que no sean de látex después.

Puntos claves:

  • Usa bastante lubricante cuando insertes juguetes sexuales, como consoladores y vibradores, por el trasero o la vagina/agujero delantero. Empieza por los pequeños y avanza a los juguetes más grandes.
  • Mantén tus juguetes limpios lavándolos con agua y jabón después de cada uso.
  • Evita compartir juguetes con parejas a menos que los laves o uses un nuevo condón entre las veces que tú y tus parejas los usan.
  • La silicona, el plástico duro y el vidrio son buenas opciones para juguetes sexuales no tóxicos.

Los juguetes sexuales pueden ser una adición emocionante al juego en el dormitorio. Pero hay algunas cosas que hay que tener en mente para mantenerse sano mientras te diviertes. Primero, usa bastante lubricante cuando insertes consoladores, butt plugs, vibradores, abalorios o cualquier otro juguete por tu trasero o vagina/agujero delantero o los de otra persona. Esto ayudará a minimizar el riesgo de cortaduras y abrasiones durante el sexo. Asegúrate de usar el lubricante correcto para el juguete correcto, ya que los lubricantes a base de silicona pueden tener una reacción química con juguetes de silicona que los desintegra.

Cuando metas cosas por el trasero, empieza por los pequeños y avanza a los juguetes más grandes, y evita empujar los objetos demasiado. Si un juguete se atora allí dentro, intenta relajarte y empújalo despacito, usando mucho lubricante y con un movimiento de empuje mientras permaneces de cuclillas. A veces un baño caliente también puede ayudar a relajar tus músculos. Si esto no funciona, no te avergüences de ir a la sala de emergencias – ¡seguramente no serás el primer caso que los doctores hayan visto!

Asegúrate de mantener tus juguetes limpios lavándolos con agua caliente y jabón después de cada vez que los usen tú o tu pareja; los microbios pueden vivir en los raspones, grietas o agujeros en el juguete. Algunos juguetes tienen piezas con pilas que no se pueden mojar, así que lee las instrucciones que vienen con tu juguete acerca de cómo lavarlo y guardarlo.

No compartas los juguetes sexuales, porque al compartirlos o usarlos con múltiples parejas se puede transmitir el VIH y las ITS a través del intercambio de fluidos como la sangre, mucosa anal, o fluidos vaginales. Si los juguetes son de la forma y el tamaño correcto, cubrirlos con un condón – asegurándose de ponerle un nuevo condón si lo usas con una pareja – también ayudará a prevenir la transmisión de ITS y VIH. La PrEP también es un recurso efectivo para protegerse contra el VIH. Puedes conseguir condones extra grandes si tu juguete es de los grandes; los condones internos son útiles para tales juguetes.

La silicona y el plástico duro son buenas opciones para juguetes sexuales no tóxicos. Algunos otros juguetes sexuales pueden tener sustancias químicas que pueden salir del plástico, vinilo, o goma y filtrarse en la piel, lo que puede causar comezón y ronchas. Muchos también contienen ftalatos, considerados como un posible carcinógeno humano por la Agencia de protección medioambiental.

La adicción al sexo – y la adicción a la pornografía – puede que no afecte al riesgo de ITS o VIH en absoluto. Pero puede si aumenta tu número de parejas en la vida real.

El sexo debe ser muy agradable. Sentirse obligado a tener sexo a menudo no es una sensación agradable. Algunos expertos usan el término “adicción al sexo” para cuando se reacciona a esos pensamientos compulsivos. Otros prefieren llamarlo comportamiento hipersexual. Ambos se pueden caracterizar por tener muchas parejas o ver mucha pornografía. Hay una gama de mecanismos psicológicos y neurológicos que pueden estar relacionados con el comportamiento sexual compulsivo.

Estudios recientes también han demostrado que ver pornografía también puede afectar los tipos de comportamientos en los que algunas personas participan en la vida real.

Aquí tienes algunas señales de advertencia de que el comportamiento de una persona puede ser compulsivo o adictivo:

  • Necesidad de una mayor frecuencia o de un comportamiento más intenso para lograr el efecto deseado (tolerancia)
  • Sensaciones físicas o psicológicas de abstinencia cuando no se puede participar en ese comportamiento
  • El deseo de disminuir el comportamiento o dejarlo o intentos sin éxito de ellos
  • Descuidar importantes actividades sociales, laborales o académicas debido al comportamiento
  • Continuar el comportamiento a pesar de sufrir problemas físicos o psicológicos debido al comportamiento sexual o empeorados por ello.

Hay diferentes métodos para tratar la adicción al sexo y la hipersexualidad. Estos incluyen terapia de la conducta y programas de doce pasos. Los programas de doce pasos incluyen Sexaholics AnonymousSex Addicts AnonymousSex and Love Addicts Anonymous, entre otros.

Para artículos acerca de cómo la pornografía puede afectar el comportamiento, haz clic aquí.

No se habla muy a menudo de la violencia contra las parejas domésticas o íntimas entre las personas queer y trans, sin embargo hay investigadores que piensan que la violencia en nuestras relaciones ocurre al mismo ritmo que la violencia en las relaciones heterosexuales/cisgénero.
Del mismo modo, nuestra cultura ha considerado la violación y agresión sexual como algo que afecta mayoritariamente a niñas y mujeres cisgéneras, lo que a menudo puede dificultar que los hombres cis y personas trans de cualquier orientación sexual sepan cuándo dar el paso para solicitar servicios por agresión sexual.

Aquí tienes algunos recursos si tú o un amigo o una amiga ha sobrevivido a la violencia sexual:

  • Llama a la línea directa de Violencia doméstica nacional al 1-800-799-7233 para información y derivaciones
  • La línea directa de Amor es respeto es una línea directa compatible con la comunidad LGBTQ para las personas que han sufrido la agresión sexual o las que están en una relación abusiva. Llama al 1-866-331-9474.
  • La línea directa de Agresión sexual nacional ayudará a remitirte a un centro local de crisis por violación. Llama al 1-800-656-4673.
  • The Network/La Red desempeña servicios para los y las sobrevivientes LGBTQ, poly y de kink/BDSM del BDSM con apoyo en inglés y español. Llama al 617-742-4911 o visita su sitio web aquí.
  • La Línea de texto por crisis es un recurso gratis y confidencial disponible las 24 horas del día y los 7 días de la semana. Escribe la palabra HOME en un mensaje al 741741 para conseguir un/a terapeuta de crisis.
  • Trans Lifeline es un recurso administrado por personas trans y no-binarias para personas trans y no-binarias. Llama al (877) 565-8860 para obtener ayuda.

Encuentra más información sobre la planificación de seguridad aquí si tienes que dejar una relación abusiva.

Usa tu perfil: A veces es más fácil comentar cómo se mantienen sanos/as tú y tus parejas en tus perfiles en vez de en persona. Al decir abiertamente que usas PrEP, que mantienes una carga viral indetectable, y/o que usas condones, tienes mejores posibilidades de encontrar a alguien con quien encajes. Algunas aplicaciones también te permiten enumerar tus preferencias de uso de alcohol y drogas. También puedes evitar la incómoda sorpresa de saber más tarde que no encajas bien con alguien. La mayoría de las apps tienen esos elementos además de permitirte poner tu estado de VIH si quieres y cuándo fue la última vez que te hiciste la prueba. Algunas usan ahora sistemas de etiquetas – como el de las Grindr #MisEtiquetas, que te permiten buscar otras personas que también sean #poz, que usen #condones, o que buscan #sexoseguro.

Asegúrate de hacerle una revisión a tu perfil:A veces nuestras prácticas de sexo seguro cambian. Asegúrate de que tu perfil esté actualizado cada vez que te hagas las pruebas o mensualmente.

Decirle a alguien que no combinan:Ya sea que tus prácticas de sexo seguro no son compatibles con las de la otra persona, o si tan solo no te encuentras atraído/a por alguien de la app, puede que no sea una buena combinación. Ser sincero/a y educado/a puede ayudar a poner fin a una conversación sin herir sentimientos. Aquí tienes algunas maneras que les han servido a los usuarios de apps.

  • “No creo que esto combine bien conmigo.”
  • “No estoy interesado/a, pero gracias por contactar conmigo.”
  • “Parece que nos interesan cosas diferentes. ¡Espero que encuentres lo que buscas!”

Ten la conversación acerca de la salud sexual antes de conocerse en persona:¡Así que has encontrado a alguien que puede que encaje bien contigo! Puede que quieras tener un poco más de conversación. Ya sea que le preguntes a alguien sobre su estado de VIH o sobre sus prácticas de sexo seguro, es importante:

  • Hacer tus tareas. Algunas apps tienen recursos para que aprendas acerca de lo que significan las opciones del perfil de salud sexual. Si ves que alguien ha puesto en su perfil que es “indetectable,” hay recursos útiles para aprender lo que significa para que no tengas que pedirle a un posible encuentro sexual que te lo explique. A algunas personas no les importa explicar, pero otras no quieren tener que hacer de profesor/a. Muchas apps tienen incluidos enlaces a esa información – pero también puedes encontrar un montón de información acerca de la salud sexual aquí.
  • Ten respeto. Pide permiso para hablar de temas que posiblemente sean delicados. Por ejemplo, si alguien en su perfil dice que vive con VIH, puede que quieras decir, “Oye, vi en tu perfil que vives con VIH. ¿Te importa si te hago algunas preguntas para ver si encajamos bien?”
  • Nadie quiere que le juzguen por su salud o sus preferencias en cuanto a las drogas y el alcohol. Palabras como “limpio/a” o “adicto/a” pueden herir los sentimientos y no se tienen que decir si no te interesa la persona.

A veces puede ser difícil saber cómo hacer preguntas de forma respetuosa acerca del estado de VIH e ITS y las prácticas de sexo seguro. Prueba estas:

  • “¿Cuándo fue la última vez que te hiciste las pruebas? Yo vivo con el VIH y soy indetectable. La última vez que me hice la prueba de ITS fue hace dos meses.”
  • “Yo tomo PrEP. ¿Hay algo que deba saber de tu estado?”
  • “Tu perfil dice que eres indetectable. ¿Cuándo fue tu última revisión?”

Decirle a alguien que diste positivo en una prueba de ITS o COVID:Te divertiste mucho con alguien. Bien, te acabas de hacer una prueba y le tienes que hablar de un resultado positivo. Aunque dar positivo te puede hacer que sientas vergüenza, es importante recordar que hiciste lo correcto en hacerte la prueba y debes sentirte orgulloso/a por haberlo hecho. Busca una clínica para obtener más pruebas y tratamiento. Si quieres decirle a tu pareja sexual que has dado positivo, aquí tienes algunas ideas:

  • “Me encantó juntarme contigo. Lo que pasa es que me acabo de hacer la prueba y el doctor me ha dicho que tengo gonorrea. Quería que lo supieras para que te hicieras una revisión. Avísame de cómo va tu prueba.”
  • “Oye, resulta que tengo COVID. Creo que podríamos haber tenido nuestro encuentro sexual cuando estaba positivo/a, así que puede ser que te tengas que hacer una prueba y aislarte. Dime si hay algo que pueda compartir para ayudarte. Gracias por tu comprensión”.

Si decirle a alguien de forma anónima te resulta más fácil, hay dos recursos para ayudarte a mandar textos y correos electrónicos de forma anónima. TellYourPartner.org te permite compartir un resultado positivo de VIH o ITS, y TellYourContacts.org te permite compartir un resultado positivo de COVID. 

Tú tienes la última decisión de cómo le vas a decir a alguien que has dado positivo. Pero hacerlo le permite cuidar de su salud, también. Aquí tienes más maneras de hablar acerca de un resultado positivo.