Lo más importante que hay que saber acerca de las ETS: realízate las pruebas cada tres meses. Hazte un análisis de sangre y orina en un vaso. Y si estás dando chupadas, o si eres pasivo, pídele a tu médico que te recoja una muestra de la garganta y del ano con un hisopo. Para hacerte una prueba gratis o de bajo costo cerca de ti, visita gettested.cdc.gov.

Algunos las llamamos ETS, y algunos ITS (infecciones de transmisión sexual). Cualquiera que sea tu preferencia está bien.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) calculan que cada año ocurren casi 20 millones de nuevas infecciones de transmisión sexual, con la gente joven de 15 a 24 años afectada de forma desproporcionada. En 2015, el total de las infecciones de clamidia, gonorrea y sífilis alcanzó un número récord.

Los hombres gay y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres también están altamente afectados por las ETS, y las tendencias muestran que las tasas de ETS están aumentando rápidamente. Entre 2014 y 2015, la tasa de sífilis aumentó en un 12.8% entre hombres gay y bi. En 2015, los hombres gay y bi representaron el 82% de los casos de sífilis entre todos los hombres. También, para personas trans y cis que tienen relaciones con hombres cisgéneros, hay un gran riesgo de gonorrea y clamidia en comparación con personas que no tienen relaciones sexuales con hombres.

La buena noticia es que la mayoría de las ETS se pueden tratar, y muchas se pueden curar. Pero retrasar el tratamiento no solo lo hace más probable que otras personas se infecten, sino que también puede que cause problemas de salud para ti y tu pareja. Las personas con ETS que causan úlceras genitales pueden estar en mayor riesgo de contraer el VIH si se exponen. Y algunas ETS pueden causar problemas de salud duraderos. Son tan fáciles de detectar, y la mayoría se pueden tratar tan fácilmente, que vale la pena realizarse la prueba para saber si necesitas tratamiento, y para asegurarte de que no pases una a otra persona sin querer.

Ya que las ETS muchas veces no muestran síntomas, muchas personas con ETS no saben que están infectadas. La única manera de saber si tú o una pareja tiene una ETS es realizarse las pruebas. Cada tres meses.

Si notas que tienes ardor o secreción del pene, en vagina/orificio delantero, la garganta o el ano, o si sientes dolor o malestar cuando orinas, ve en seguida a que te realicen una prueba de ETS. También, si tienes ronchas y / o úlceras en la boca o en los genitales – no esperes al chequeo de tres meses; ¡ve a realizarte esa prueba!

Aprende más aquí.

Aprende más sobre TellYourPartner.org

Una de las cosas más importantes que puedes hacer si recibes un diagnóstico de una ETS es avisarles a tus parejas. Así, se pueden hacer la prueba también.

Adaptado de TellYourPartner.org

Mira la tabla a continuación para ver hasta dónde tienes que retroceder cuando pienses con quién tienes que hablar.

Dependiendo de lo bien que conozcas a la persona – o personas – con quién o quiénes hayas tenido relaciones sexuales o tengas acuerdos – puede que no sea gran cosa avisarles de que podrías haberles expuesto sin querer a una ETS. En otras situaciones, puede ser difícil. Puede que te sientas incómodo/a. Puede que te dé miedo. Puede que te preocupes por la reacción de tu pareja. Tu departamento de salud local también te puede ayudar, y protegerá tu anonimato, también.

Para consejos acerca de cómo avisarles tú mismo/a, aquí tienes algunas sugerencias.

Si quieres decírselo a tus parejas tú mismo/a, pero lo quieres hacer de forma anónima, TellYourPartner.org proporciona una manera de mandarles un mensaje de texto.

Avisarles a tus parejas es bueno para la salud de tu pareja y la tuya. También es una satisfacción saber que les has avisado.

El número de personas que se infectan de sífilis está aumentando especialmente entre los hombres gay y bi. La sífilis se transmite fácilmente entre las parejas sexuales ya que los síntomas no siempre están visibles y los síntomas desaparecen incluso sin tratamiento. Si tienes relaciones sexuales, hazte la prueba cada tres meses para ver si tienes sífilis.

¿Qué es la sífilis?

La sífilis es una infección sanguínea causada por la bacteria Treponema pallidum.

¿Cómo se contagia uno de sífilis?

Te puedes contagiar de sífilis al tocar una llaga causada por la sífilis – llamada lesión o chancro – de otra persona. Las lesiones de las personas con sífilis normalmente aparecen en los genitales o el trasero o dentro del recto o la vagina/agujero delantero. Las lesiones de las personas también pueden aparecer en los labios o en la boca, y pueden ser infecciosas.

¿Cuáles son los síntomas de una infección por sífilis?

Muchas veces, las personas con sífilis no saben que la tienen porque no tienen ningún síntoma. Cuando las personas experimentan síntomas, normalmente aparecen en tres etapas.

Etapa 1:

Dentro de las primeras semanas de haberse contagiado la parte del cuerpo (normalmente en el pene, los testículos, la boca, la garganta, el recto o en el trasero o la vagina/el agujero delantero), aparecerá una llaga. Puede ser doloroso, pero normalmente no lo es. También a menudo es difícil de ver. Saldrá una costra, y luego se curará. Incluso sin tratamiento, desaparecerá sola pero la infección avanzará a la siguiente estapa.

Etapa 2:

De dos a seis semanas después de la infección de la Etapa 1, es posible que te salgan unas ronchas. Estas ronchas pueden estar en el pecho, la espalda, las palmas de las manos, las suelas de los pies, el escroto, la vulva u otras partes del cuerpo. También te puede dar fiebre y puedes tener dolor de garganta o de cabeza, tener los ganglios linfáticos inflamados, puedes perder pelo por zonas, perder peso, o puedes sentir cansancio o dolor muscular y en las articulaciones. Estos síntomas pueden aparecer y desaparecer durante semanas hasta durante meses y, sin tratamiento, la infección avanzará a la siguiente etapa.

Se pueden usar otros medicamentos si la persona con sífilis tiene alergia a la penicilina.

Etapa 3:

Sin tratamiento, una infección de sífilis puede empezar a dañar los órganos internos y otras partes del cuerpo – como el cerebro, los nervios, los ojos, el corazón, los vasos sanguíneos, el hígado, los huesos y las articulaciones. Este tipo de daño puede que no se note durante años, y en casos muy raros puede ser lo suficientemente grave como para causar la muerte.

Incluso cuando una persona con sífilis no muestra ningún síntoma, aún puede trasmitir la sífilis a otras personas.

Pruebas

La sífilis se diagnostica con un análisis de sangre. Si tienes relaciones sexuales, hazte la prueba cada tres meses para ver si tienes sífilis, VIH, gonorrea o clamidia. Para más información acerca de las pruebas, puedes encontrar pruebas gratis y a bajo costo para ETS y VIH en GetTested.CDC.gov.

Para ver si tienes sífilis, normalmente son necesarias una combinación de pruebas para decidir si tienes una infección activa. La primera prueba es un inmunoensayo enzimático (EIA, por sus siglas en inglés), lo cual detecta anticuerpos de sífilis. La segunda prueba es la RPR, que detecta una infección activa.

Si alguna vez has tenido sífilis en el pasado, el EIA de sífilis siempre será reactivo (también conocido como positivo). Asegúrate de avisarle a tu proveedor/a de atención médica de cualquier infección en el pasado para que te puedan hacer la RPR (ya que el EIA siempre será reactivo). La RPR se usa para determinar si alguien con una historia de sífilis se ha vuelto a infectar.

¿Se puede tratar la sífilis?

La sífilis se puede tratar con penicilina, y se puede curar si se diagnostica en etapas tempranas. Se usan otros medicamentos si la persona con sífilis tiene alergia a la penicilina.

¿Cómo se puede evitar?

No toques las llagas o lesiones de sífilis de otra persona. Los condones, barreras o guantes que cubren las llagas ayudarán a evitar el contagio.

Si estás en tratamiento contra la sífilis, espera a tener relaciones sexuales con otras personas hasta que tus llagas se hayan curado completamente.

Resources:

¿Cómo se contrae la gonorrea?

La gonorrea se puede transmitir durante el sexo anal, oral y vaginal.

¿Cuáles son los síntomas de una infección por gonorrea?

Los síntomas pueden ser diferentes o incluso puede que no existan, dependiendo de tu cuerpo. Es bastante común que una persona con pene tenga gonorrea pero no tenga síntomas, sobre todo si la infección está en el trasero o la garganta. Para las personas con vaginas/agujeros delanteros, es común tener dolor/ardor al orinar, secreción, y/o sangrado entre menstruaciones. Si tienes gonorrea, puedes tener síntomas que pueden incluir garganta seca o irritada, comezón y dolor al defecar, secreción del pene o vagina/agujero delantero y/o dolor o ardor al orinar. Una infección en la garganta puede causar secreción, pero esto es menos común. Los síntomas pueden tardar entre dos y diez días en aparecer. Raramente, si se deja sin tratar, la gonorrea puede entrar en la sangre y causar dolor en las articulaciones, ronchas u otros síntomas.

¿Qué es la gonorrea diseminada?

Sin tratamiento, la gonorrea del pene, de la garganta, del recto, o de la vagina/agujero delantero puede propagarse por todo el cuerpo, causando algo llamado gonorrea diseminada (también conocida como la IGD). La IGD puede causar dolores en las articulaciones, rojez, o hinchazón así como fiebres y/o ronchas de manchas rojas o rosadas que pueden llenarse de líquido transparente o pus. La IGD también puede causar graves infecciones en la sangre, las válvulas del corazón, o el sistema nervioso (incluyendo la meningitis). En casos raros, la IGD es letal en las personas. La IGD se trata de forma diferente a la gonorrea del pene, de la garganta, del recto, o de la vagina/agujero delantero. Requiere múltiples días o incluso semanas de antibióticos, normalmente administrados de forma intravenosa. La IGD no es muy común pero está aumentando en algunas partes del país. Contacta con tu proveedor/a de atención médica si tienes síntommas de IGD. La única manera de evitar la IGD es hacerte la prueba y tratarte de gonorrea.

Pruebas

Probablemente sabrás si tienes una infección en el pene o vagina/agujero delantero. Pero por si acaso, asegúrate de avisarle a tu proveedor/a de atención médica si experimentas alguno de los síntomas mencionados o si una de tus parejas fue diagnosticada recientemente con una ETS. Para más información acerca de las pruebas, puedes encontrar pruebas gratis y a bajo costo para ETS y VIH en GetTested.CDC.gov.

¿Se puede tratar la gonorrea?

Podemos curar la infección por gonorrea con antibióticos. Pero no debes tener relaciones sexuales durante siete días después de empezar los antibióticos para asegurarte de que se cure bien la infección. La gonorrea también es una bacteria lista, y ha desarrollado una resistencia a varios tipos de antibióticos. Los CDC ahora recomiendan una inyección de ceftriaxona para tratar la gonorrea del pene, la garganta, el recto, o vagina/agujero delantero. Si los síntomas continúan durante más de unos días después del tratamiento, debes volver a tu proveedor/a de atención médica a que te revise.

¿Cómo se puede evitar?

Usar un condón cuando tengas relaciones sexuales puede ayudar a evitar que contraigas gonorrea, si la zona que está infectada (por ej., el pene de tu pareja, o la vagina/agujero delantero, garganta, o trasero) está cubierta. Los juguetes de sexo también pueden transmitir la gonorrea si se comparten entre las parejas, así que asegúrate de cubrir los juguetes con un condón y lávalos después de su uso.

Resources:

La clamidia es una de las ITS más comunes en EUA, con más de un millón de casos nuevos declarados cada año.

¿Qué es la clamidia?

La clamidia es una infección bacteriana que puede manifestarse en la uretra (el tubito de donde sale la orina), el recto (trasero), la vagina (agujero delantero) o la garganta. La causa la bacteria Chlamydia trachomatis.

¿Cómo se contrae la clamidia?

La clamidia se puede transmitir durante el sexo anal, oral y vaginal.

¿Cuáles son los síntomas de una infección por clamidia?

La mayoría de la gente no mostrarán síntomas, especialmente si el sitio de la infección es el trasero o la garganta. Puede que los síntomas no aparecerán en una semana, pero aún puede ser contagioso durante ese tiempo.

Los síntomas puede causar picazón y dolor cuando haces popó, o una secreción anormal de la vagina/agujero delantero o del pene y dolor al hacer pis. También puedes tener una garganta seca o dolor de garganta, pero esto es infrecuente.

Pruebas

Un profesional de la salud médica puede diagnosticar la clamidia recogiendo una muestra con un hisopo de tu garganta, vagina/agujero delantero o trasero. Las pruebas de orina se usan normalmente para ver si tienes infección por clamidia en la uretra. Para más información acerca de las pruebas, puedes encontrar pruebas gratis y a bajo costo para ETS y VIH en GetTested.CDC.gov.

¿Cómo se trata la clamidia?

Podemos curar una infección de clamidia con antibióticos. Si has tenido relaciones sexuales mientras estabas infectado con clamidia, tus parejas sexuales también deben hacerse pruebas para ver si tienen clamidia y tratarse si están infectadas. Pero no debes tener relaciones sexuales durante siete días después de empezar los antibióticos para asegurarte de que se cure bien la infección.

¿Cómo se puede evitar?

Puedes reducir el riesgo de contagiarte de clamidia mediante el uso de condones y pruebas frecuentes.

Resources:

¿Qué es la hepatitis A?

La hepatitis A es una infección del hígado muy contagiosa causada por el virus de la hepatitis A.

¿Cómo se contrae?

Lo más frecuente es que las personas contraen la hepatitis A cuando entran en contacto con la materia fecal de alguien con hepatitis A. Esto puede ocurrir durante actividades como juegos de ano y al lamer el ano, o al tocar el trasero de una persona infectada durante el sexo y luego no lavarse las manos antes de comer o beber.

La hepatitis A se puede transmitir por el contacto íntimo y personal con una persona infectada, como mediante ciertos tipos de contacto sexual (como el sexo oral-anal), el cuidado de una persona que está enferma, o al consumir drogas con otras personas. La hepatitis A es muy contagiosa, y las personas pueden transmitir el virus incluso antes de que se sientan enfermas.

El virus también se puede transmitir en el agua (por ej. al comer crustáceos de fuentes de agua contaminada) u oralmente (por ej, al compartir utensilios de comer, compartir un porro, o al besarse con una persona infectada).

¿Cuáles son los síntomas?

Las personas con hepatitis A pueden tener síntomas leves parecidos a la gripe, náusea y vómitos, dolor abdominal, dolor en las articulaciones y músculos, e ictericia (piel, ojos u orina de color amarillentos). Los síntomas pueden tardar entre dos y siete semanas en aparecer pero la infección desaparece del cuerpo normalmente al cabo de un mes. Raramente, se enferman las personas por varios meses.

Pruebas

Se diagnostica la hepatitis A mediante un análisis de sangre. Una vez que hayas tenido hepatitis A, tendrás los anticuerpos en la sangre y te harás probablemente inmune a ella. Eso significa que una vez que la hayas tenido, no la contraerás probablemente otra vez.

Para más información acerca de las pruebas, puedes encontrar pruebas gratis y a bajo costo para ETS y VIH en GetTested.CDC.gov.

¿Se puede tratar?

No hay tratamientos específicos para la hepatitis A después de que una persona se haya infectado. Algunas personas tienen que ir al hospital para cosas como fluidos y un monitoreo cuidadoso. Esta enfermedad se puede evitar poniéndose la vacuna contra la hepatitis A.

¿Cómo se puede evitar?

Los CDC recomiendan que todos los hombres gay y bisexuales se pongan la vacuna contra la hepatitis A. La vacunación consiste en dos dosis obligatorias – la segunda dosis se pone a los seis meses después de la primera. Existe también una vacunación combinada de hepatitis A y B, que consiste en tres dosis. La segunda dosis se pone un mes después de la primera; la tercera a los seis meses de la dosis inicial.

Para evitar la transmisión de la hepatitis A, lávate las manos después de usar el baño y antes y después del sexo (especialmente si juegas con el ano), y usa barreras para lamer el ano.

Hepatitis A y VIH

Hay un riesgo más elevado de hepatitis A seria entre las personas que tienen VIH. Se recomienda ponerse la vacuna contra la hepatitis A si tienes VIH.

Recursos:

¿Qué es la hepatitis B?

La hepatitis B es una infección del hígado causada por el virus de la hepatitis B. El virus causa inflamación del hígado y puede causar enfermedad hepática.

¿Cómo se contrae la hepatitis B?

Puedes contraer la hepatitis B si la sangre, semen, saliva u otro fluido corporal de una persona con hepatitis B entra tu cuerpo. Eso significa que puedes contraer la hepatitis B de una persona infectada durante el sexo oral o anal sin condón, o al usar el cepillo de dientes, rasuradora o equipo de inyección de una persona infectada.

¿Cuáles son los síntomas de una infección por hepatitis B?

Las personas que tienen una infección por hepatitis B pueden tener síntomas leves parecidos a la gripe, náusea y vómitos, dolor abdominal, dolor en las articulaciones y músculos, e ictericia (piel, ojos u orina de color amarillentos). Los síntomas pueden tardar entre uno a seis meses en aparecer. Algunas personas no notan ningún síntoma.

La mayoría de los adultos se recuperarán completamente de la hepatitis B sin tratamiento. Pero algunas personas pueden desarrollar una infección crónica de hepatitis B, que dura más de seis meses. Las personas que desarrollan una infección crónica de hepatitis B pueden estar en riesgo de desarrollar cirrosis y cáncer hepático.

Pruebas

Se diagnostica la hepatitis B mediante un análisis de sangre. Las personas que ya han tenido hepatitis B una vez probablemente no la contraerán de nuevo. Esto se debe a que desarrollaron los anticuerpos contra ella cuando se infectaron por primera vez y ahora son inmunes a la infección. Para las personas que no se recuperan de forma natural de la hepatitis B por sí mismas, la infección se debe controlar con análisis de sangre, llamados pruebas de función hepática, durante el resto de su vida.

Para más información acerca de las pruebas, puedes encontrar pruebas gratis y a bajo costo para ETS y VIH en GetTested.CDC.gov.

¿Se puede tratar la hepatitis B?

No hay cura para la hepatitis B, pero la mayoría de las personas adultas infectadas eliminan la infección de su cuerpo por sí mismas. Las personas que desarrollan hepatitis B crónica deben hablar con su médico habitual acerca de las opciones de tratamiento. Las personas con daño hepático puede que necesiten ser tratadas mientras que las personas sin daño hepático puede que no necesiten tratamiento.

Las opciones de tratamiento no curarán la hepatitis B, pero pueden minimizar la gravedad de la infección y evitar el daño hepático así como reducir el riesgo de transmisión a otra persona. A veces, se recetan medicamentos antivirales, como Truvada, que se pueden usar para tratar la hepatitis B.

¿Cómo se puede evitar la hepatitis B?

Los CDC recomiendan que todos los HSH deben hacerse la prueba para ver si tienen hepatitis B, y si no están infectados o si no son inmunes, deberían vacunarse. La vacunación se administra en una serie de tres dosis. Después de la primera dosis, la segunda y la tercera dosis se administran al mes y a los seis meses, respectivamente.

También hay una vacunación contra la hepatitis A y B en combinación (ver la página de hepatitis A para más detalles).

Para reducir el riesgo de contraer la hepatitis B o transmitirla:

  • Usa condones durante el sexo (y ponte uno nuevo entre parejas);
  • Usa guantes y lubricante durante el fisting(cámbialos entre parejas);
  • No compartas los juguetes sexuales (o, pon un condón sobre los juguetes sexuales insertables y cámbialos entre parejas);
  • Lávate las manos y limpia los juguetes sexuales después del sexo y entre parejas;
  • No compartas equipo de inyección como agujas, jeringas, hisopos, cucharas, filtros, agua y torniquetes. Usa equipo nuevo, y lávate las manos antes y después de inyectarte;
  • No compartas cepillos de dientes, rasuradoras, cortauñas, o tijeras de uñas;
  • Asegúrate de que los artistas corporales usen equipo estéril para tatuajes, piercings y otros tipos de arte corporal; y,
  • Usa guantes desechables si administras primeros auxilios o limpias sangre u otros fluidos corporales.

Hepatitis B y VIH

Las personas con VIH que contraen hepatitis B pueden tener que dejar de tomar temporalmente sus medicamentos antirretrovirales contra el VIH y medicamentos que puede que tomen para las infecciones oportunistas. Esto se debe a que muchos medicamentos contra el VIH se procesan en el hígado, y no se pueden tolerar durante una enfermedad aguda de hepatitis B.

Las personas con VIH que contraen hepatitis B pueden experimentar una progresión más rápida de su enfermedad por VIH, aunque los estudios no han establecido esto completamente.

Recursos:

¿Qué es la hepatitis C?

La hepatitis C es una infección del hígado causada por el virus de la hepatitis C (VHC). La infección con el virus causa inflamación del hígado y puede causar enfermedad del hígado.

¿Cómo se contrae la hepatitis C?

La hepatitis C se transmite por contacto con sangre infectada. Te puedes infectar si incluso una pequeña cantidad de sangre infectada entra en tu corriente sanguínea. Se puede transmitir la hepatitis C compartiendo agujas, jeringas, u otro equipo para inyectar drogas. Las personas también se pueden contagiar de hepatitis C por lesiones al clavarse con agujas u objetos punzantes sufridas en el ámbito de la atención médica.

También es posible transmitir la hepatitis C al compartir cepillos de dientes, rasuradoras, o equipo de tatuajes o de perforación corporal.

Las personas que viven con el VIH están contrayendo cada vez más la hepatitis C, aunque históricamente la actividad sexual se consideraba una actividad de bajo riesgo para la transmisión. Algunos de estos casos pueden ser por compartir equipo de inyección, pero parece que la mayoría se deben a la transmisión sexual.

La hepatitis C que se transmite durante el sexo normalmente ocurre durante el sexo anal sin condón. El riesgo de transmisión aumenta con cualquier actividad sexual que daña las paredes del ano, como el fisting, sesiones de sexo que duran mucho tiempo o el sexo salvaje. El sexo en grupo, el uso de drogas de fiesta antes del sexo y juguetes sexuales sin lavado previo también te pueden poner en riesgo de hepatitis C si te expones a sangre o tienes fisuras en la piel.

El virus de la hepatitis C también vive en el semen, pero si esto aumenta el riesgo de transmitir la hepatitis C durante el sexo anal sin condones se desconoce.

¿Cuáles son los síntomas o signos de una infección por hepatitis C?

Mucha gente con hepatitis C no experimentará ningún síntoma. Otras personas pueden tener síntomas parecidos a los de la gripa, puede que tengan nauseas o dolores abdominales poco después de infectarse. Durante los primeros 2 a 6 meses después de infectarse, más o menos una persona de cada cuatro elimina el virus del cuerpo por sí misma. Otras pasan a desarrollar una infección crónica de hepatitis C, lo que puede resultar en cirrosis y cáncer de hígado después de muchos años.

¿Cómo me puedo hacer la prueba para ver si tengo hepatitis C?

Una combinación de varios análisis de sangre se usan para diagnosticar la hepatitis C. Si vives con VIH, puede que necesites hacerte la prueba para ver si tienes hepatitis C. Puede que se recomiende hacerse pruebas más frecuentemente para las personas que viven con VIH-SIDA y que comparten equipo de drogas, tienen actividad sexual que puede causar trauma o roturas en los tejidos, o tienen sexo sin condones.

Si tienes hepatitis C ahora o la has tenido en el pasado, tienes los anticuerpos de la hepatitis C en la sangre. Pero aunque tu cuerpo elimina la infección por sí mismo, te puedes volver a infectar si entras en contacto con el virus de nuevo. No se desarrolla inmunidad al virus de la hepatitis C (a diferencia de la hepatitis A y la hepatitis B).

Para las personas que no eliminan el virus por sí mismas, la infección se controlará con pruebas de función hepática.

Para más información acerca de las pruebas, puedes encontrar pruebas gratis y a bajo costo para ETS y VIH en GetTested.CDC.gov.

¿Se puede tratar la hepatitis C?

Hay nuevos tratamientos disponibles ahora para la hepatitis C que pueden eliminar el virus del cuerpo y evitar que el virus cause cirrosis (cicatrización) del hígado, cáncer de hígado o insuficiencia hepática. Estos nuevos tratamientos son altamente eficaces, con efectos secundarios limitados, incluso para personas que están infectadas con el VIH La mayoría de las personas se pueden curar en 8 a 12 semanas.

Algunas personas encuentran útiles terapias complementarias y cambios en su estilo de vida para controlar los síntomas de la hepatitis C.

Las opciones para las personas que están coinfectadas por VIH y hepatitis C a la vez pueden ser más complicadas. Tu doctor/a te podrá decir más acerca de las opciones de tratamiento. Habla con tu doctor/a acerca de las opciones para tu tratamiento.

¿Se puede evitar la hepatitis C?

No hay una vacuna para prevenir una infección de hepatiitis C.

Esto es lo que puedes hacer para disminuir la probabilidad de infectarte con la hepatitis C:

  • No compartas equipo de inyección como agujas, jeringas, hisopos, cucharas, filtros, agua o torniquetes. Siempre usa equipo nuevo de inyección;
  • Usa condones y lubricante a base de agua o silicona durante el sexo anal, especialmente si hay sangre u otras ITS;
  • Usa guantes o lubricante a base de agua o silicona durante el fisting;
  • No compartas los juguetes sexuales con tus parejas sexuales. O, pon un condón sobre juguetes sexuales insertables y cámbialos entre las diferentes parejas;
  • No compartas artículos personales como cepillos de dientes, rasuradoras, cortadores de uñas, o tijeras de uñas;
  • Asegúrate de que los artistas corporales usen equipo nuevo y estéril si te tatúan, te pongan un piercing u otro tipo de arte corporal;
  • y, Usa guantes desechables si administras primeros auxilios o limpias sangre u otros fluidos corporales.

Coinfección por hepatitis C y VIH

Las personas que viven con el VIH tienen más probabilidad de tener hepatitis C que las personas no infectadas de VIH-SIDA. Esto puede ser porque los comportamientos que exponen a la persona a VIH pueden también exponerla a la hepatitis C.

Una persona coinfectada por heptitis C y VIH:

  • Puede que tenga más dificultad para obtener un resultado exacto en la prueba por hepatitis C (es decir, puede que sea más probable que obtenga un resultado de prueba falso negativo o indeterminado);
  • Puede que tenga una concentración más alta del virus de la hepatitis C en los fluidos del cuerpo;
  • Puede que tenga cargas virales de VIH más altas pero probablemente no experimentará un avance más rápido de la enfermedad del VIH;
  • Puede tratar con seguridad ambas infecciones. Las personas con las dos infecciones deben controlar las enzimas hepáticas regularmente ya que los medicamentos contra el VIH pueden causar inflamación hepática o daño al hígado.

Resources:

La shigella es una bacteria que se puede transmitir por contacto oral-anal. La shigella causa una infección llamada shigelosis, que puede causar diarrea, fiebre, y retortijones estomacales.

La práctica de una buena higiene es una buena manera de prevenir la shigelosis. Lávate bien las manos y los genitales después de usar el baño. Se puede reducir el riesgo con el uso de una barrera bucal de látex al lamer el ano. Bañarse y usar duchas vaginales antes de lamer el ano también puede disminuir la posibilidad de infección. Si tienes sexo anal sin condón, la pareja activa (o pareja que penetra) debe lavarse el pene antes de que se lo chupen.

Las infecciones por shigella pueden resolverse por sí mismas en 5 a 7 días en las personas con sistemas inmunológicos sanos. Puede que otras personas tengan que tratarse con antibióticos.

Para más información acerca de las pruebas, puedes encontrar pruebas gratis y a bajo costo para ETS y VIH en GetTested.CDC.gov.

Recursos:

Dos virus diferentes del herpes simple pueden causar herpes (el VHS tipo 1 y tipo 2). Puedes contraer o contagiar herpes cuando hay contacto directo de piel a piel y durante el sexo oral, anal o vaginal. La transmisión puede ocurrir de muchas formas de contacto íntimo. Estas pueden incluir besarse, mamadas, lamer el ano, y fisting. Los condones pueden prevenir la transmisión de herpes, pero no son 100% eficaces.

La mayoría de los casos de herpes oral, con ampollas febriles y llagas labiales, los causa el VHS tipo 1. La mayoría de los casos de herpes genitales, con llagas en la vagina, pene o ano – o en la piel que los rodea – los causa el VHS tipo 2. Ya que mucha gente tiene sexo oral, el tipo 1 es más frecuentemente el responsable de los casos de herpes genital. Una vez que te infectas con VHS, el virus vivirá en tu cuerpo para siempre. Puede que cause de vez en cuando síntomas o puede que no cause síntomas en absoluto.

Para poder diagnosticar con exactitud el herpes, se recomienda hacerse pruebas de laboratorio.

Para más información acerca de las pruebas, puedes encontrar pruebas gratis y a bajo costo para ETS y VIH en GetTested.CDC.gov.

Recursos:

Ladillas

Piojos del pubis – también conocidos como ladillas, – viven en el vello púbico y en otro vello corporal (pero no en el cabello de la cabeza). Se pueden contagiar sin contacto sexual, por ejemplo al compartir toallas de baño o ropa. Es posible que tengas piojos en el pubis si tienes comezón donde tienes el vello púbico, la piel en esa zona está irritada, o si ves motas de sangre en esa zona de la piel.

El tratamiento para los piojos del pubis consiste en una loción medicinal tópica que se puede comprar sin receta médica. Después del tratamiento, la mayoría de las liendres seguirán adheridas a los tallos del vello. Las liendres se pueden quitar con las uñas o con un peine de dientes finos.

  • Para matar cualquier piojo o liendre que quede en la ropa, las toallas o ropa de la cama, lava a máquina y seca a máquina todos los artículos que la persona infectada haya usado durante los 2 o 3 días antes del tratamiento. Usa agua caliente (por lo menos a 130°F) y el ciclo caliente del secador.
  • Los artículos que no puedan lavarse, pueden limpiarse en seco o guardarse en bolsas de plástico selladas durante 2 semanas.

Sarna

La sarna es una enfermedad de la piel causada por ácaros minúsculos – más pequeños que las ladillas – y que pueden cavar en la piel. Puede causar un comezón intenso y unas ronchas en la piel parecidas al acné, aunque la primera vez que la persona se contagia, puede que los síntomas no aparezcan hasta entre cuatro a ocho semanas.

Normalmente se transmite por el contacto directo y prolongado de piel a piel con una persona que la tiene. Se diagnostica a menudo en base a las ronchas y la presencia de surcos, aunque cuando sea posible es bueno confirmar el diagnóstico con un microscopio.

Las lociones y cremas para la sarna no son de libre venta, y se necesita una receta médica. Asegúrate de seguir las instrucciones detalladamente. La ropa de cama y la de vestir que se ha usado pegada a la piel en cualquier momento durante los tres días antes del tratamiento deberá lavarse y secarse a máquina usando los ciclos de agua caliente y secador caliente o limpiarse en seco. Los artículos que no se pueden lavar en seco o en agua se pueden desinfestar guardándolos en bolsas de plástico selladas durante varios días hasta una semana.

Para más información acerca de las pruebas, puedes encontrar pruebas gratis y a bajo costo para ETS y VIH en GetTested.CDC.gov.

¿Qué es VPH?

Hay muchos tipos del virus del papiloma humano (VPH). Se pueden transmitir unos 40 tipos de VPH durante el sexo oral, anal y vaginal. El VPH es muy común. Si tienes sexo, te infectarás con el VPH en algún momento de tu vida. Esto es así para todos los géneros.

La buena noticia es que, en la mayoría de los casos (9 de 10), las infecciones por VPH desaparecerán por sí mismas en unos dos años. Ni sabrás que lo tuviste. La mala noticia es que si no, el VPH puede causar algunos problemas graves de salud.

El VPH puede causar cáncer. El VPH es la causa principal del cáncer cervical y anal. También puede causar cánceres orales (en el fondo de la garganta), vaginal, vulvar y del pene. Estos cánceres pueden tardar muchos años (incluso décadas) en desarrollarse después de la infección inicial.

El VPH puede causar verrugas. El VPH puede causar verrugas alrededor de los genitales y el ano. Se pueden eliminar las verrugas, pero la infección por VPH subyacente no se puede tratar. Por eso es que las verrugas pueden seguir apareciendo después de su eliminación.

¿Cómo se contrae el VPH?

El VPH es muy contagioso. Se contrae mediante el contacto de piel a piel. Eso significa que no se transmite mediante los fluidos corporales (por ej. el semen) y no se necesita penetración para contraerlo. La fricción de piel-a-piel es lo único que necesita (por ej. amasarse, lamer, empujar).

¿Cuáles son los síntomas de una infección por VPH?

La mayoría de las personas con VPH no sabrán que lo tienen. En la mayoría de casos, no hay síntomas. Eso significa que es fácil transmitirlo a tus parejas sexuales.

¿Se puede hacer una prueba para ver si tiene uno el VPH?

Si tienes cuello uterino, te pueden hacer un control de VPH de alto-riesgo y que puede causar cáncer de cuello uterino. No hay otras pruebas para saber el “estado de VPH” de una persona.

Para más información acerca de las pruebas, puedes encontrar pruebas gratis y a bajo costo para ETS y VIH en GetTested.CDC.gov.

¿Cómo se trata el VPH?

Actualmente no tenemos tratamientos para las infecciones de VPH. Eso significa que aunque tratemos la enfermedad causada por el VPH (por ej. verrugas, cáncer), la infección subyacente puede que permanezca.

¿Cómo se previene el VPH?

La prevención más eficaz contra el VPH es la vacunación. Se ha demostrado que la vacuna contra el VPH es segura y eficaz para prevenir la transmisión de nueve tipos del VPH. Estos tipos causan la mayoría de verrugas genitales y cáncer. Se recomienda que se vacunen todas las personas entre los 9 años y los 26. Los adultos de 27 a 45 años aún se pueden vacunar, pero deben hablarlo con su proveedor/a de atención médica porque la vacuna puede que sea menos eficaz para adultos mayores.

¿Pueden los condones prevenir el VPH?

Los condones pueden ayudar a reducir el riesgo de la transmisión del VPH, pero recuerda que el VPH se transmite mediante el contacto de piel a piel. Eso significa que el VPH se puede transmitir desde zonas de la piel que no cubre un condón.

La meningitis bacteriana causada por la bacteria Neisseria meningitidis es una infección bacteriana grave que causa inflamación de las membranas que cubren el cerebro y la médula espinal. Puede ser grave y a veces mortal. Las personas que viven con el VIH corren un mayor riesgo de contraer meningitis que la población general. Las personas que viven con el VIH tienen un mayor riesgo de contraer meningitis o una infección del torrente sanguíneo causada por la bacteria Neisseria meningitidis, una enfermedad rara, pero muy grave.

Se transmite mediante el intercambio de secreciones respiratorias y de la garganta como la saliva. Te puedes contagiar de una persona que está infectada al besarla, durante el sexo oral o anal, o al compartir cigarros o equipo de fumar como los cigarros o pipas de agua.

Hay una vacuna eficaz que se recomienda para todos los hombres gay. Se les pone a los hombres no infectados de VIH-SIDA una inyección y dos inyecciones a los hombres que viven con VIH-SIDA. Hay tratamientos para la meningitis pero es importante tratarse en seguida.

Para más información acerca de las pruebas, puedes encontrar pruebas gratis y a bajo costo para ETS y VIH en GetTested.CDC.gov.

Recursos:

¿Qué es la Mycoplasma genitalium?

La Mycoplasma genitalium es una infección bacteriana que puede ocurrir en la uretra (el tubo de el pene). Representa más o menos entre el 15 al 20% de las ETS que se encuentran en la uretra que, por otro lado, no se deben a la gonorrea. Su papel como causa de infección en la garganta o trasero aún no está claro.

¿Cómo se contrae mycoplasma genitalium?

La Mycoplasma genitalium se puede transmitir durante la actividad sexual, incluyendo el sexo anal o vaginal.

¿Cuáles son los síntomas de la mycoplasma genitalium?

Los síntomas típicos incluyen los de la ‘uretritis’, que son dolor al orinar, comezón y/o secreción en la cabeza del pene. Sin embargo, muchos casos son asintomáticos.

¿Te debes hacer la prueba?

No se recomienda actualmente el control rutinario para mycoplasma genitalium. Si tienes uretritis persistente o recurrente (infección de la uretra) háblale de la mycoplasma genitalium a tu proveedor/a de atención médica.

¿Hay un tratamiento para la mycoplasma genitalium?

La infección por mycoplasma genitalium se puede curar con antibióticos.

¿Cómo se puede evitar?

Puedes reducir el riesgo de contagiarte de mycoplasma genitalium mediante el uso de condones durante la actividad sexual.

Además de las inmunizaciones rutinarias para adultos (por ej. para el tétano, el herpes zóster), los hombres gay y bisexuales deben asegurarse de que se ponen estas vacunas:

Hepatitis A

¿Qué es la hepatitis A?

La hepatitis A es una enfermedad hepática grave.

¿Cómo se transmite?

Se puede transmitir de persona a persona mediante el contacto con las heces (excremento) de las persona infectadas. Esto puede pasar durante el contacto de boca a ano (lamer el ano) o de alimentos, agua u objetos contaminados.

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis A?

Los síntomas de la hepatitis A pueden incluir:

  • Fiebre, cansancio, pérdida de apetito, náusea, y vómitos
  • Dolores fuertes de estómago y diarrea
  • Ictericia (piel u ojos amarillos, orina oscura, deposiciones color arcilla)

Estos síntomas normalmente aparecen entre dos y seis semanas después de la exposición, y típicamente duran menos de 2 meses, aunque algunas personas puedan estar enfermas hasta seis meses.

La vacuna contra la hepatitis A

Los hombres gay y bisexuales necesitan dos dosis para una protección duradera. Estas dosis deben administrarse con un intervalo mínimo de seis meses.

Recursos

____________________________________________________________________ 

Hepatitis B

¿Qué es la hepatitis B?

La hepatitis B es una enfermedad hepática grave. Se puede describir como “aguda”, que dura unas semanas, o “crónica”, que lleva a una enfermedad grave de por vida.

¿Cómo se transmite?

Se puede transmitir cuando la sangre, semen u otro fluido corporal infectado con el virus de la hepatitis B entra en el cuerpo de una persona que no está infectada.

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis B?

La hepatitis B puede ser aguda o crónica.

La infección aguda del virus de la hepatitis B es una enfermedad de corto plazo que ocurre durante los primeros seis meses después de que una persona se ha expuesto al virus de la hepatitis B. Esto puede llevar a:

  • Fiebre, cansancio, pérdida de apetito, náusea, y/o vómitos
  • Ictericia (piel u ojos amarillos, orina oscura, deposiciones color arcilla)
  • Dolor en los músculos, articulaciones, y estómago

La infección crónica del virus de la hepatitis B es una enfermedad de largo plazo que ocurre cuando el virus de la hepatitis B permanece en el cuerpo de la persona. La mayoría de las personas que llegan a desarrollar hepatitis B crónica no tienen síntomas, pero aún así es muy grave y puede llevar a:

  • Daño hepático (cirrosis)
  • Cáncer hepático
  • Muerte

Las personas infectadas de manera crónica pueden transmitir el virus de la hepatitis B a otras personas, incluso si no se sienten enfermas ellas mismas.

La vacuna contra la hepatitis B

Los hombres gay y bisexuales necesitan de dos a cuatro dosis para una protección duradera, dependiendo del tipo de vacunación contra la hepatitis B que reciban. Estas dosis deben administrarse durante un periodo de seis meses.

Recursos

____________________________________________________________________

VPH

¿Qué es VPH?

El virus del papiloma humano (VPH) es la infección de transmisión sexual más común en Estados Unidos. Los CDC estiman que hubo 43 millones de infecciones del VPH en 2018. El VPH es tan común que casi cada persona que es activa sexualmente contraerá el VPH en algún momento de su vida si no se pone la vacuna contra el VPH. Los problemas de salud asociados con el VPH incluyen verrugas genitales y cáncer de cuello uterino.

¿Cómo se transmite?

Se puede transmitir a través del contacto de piel a piel, normalmente durante el sexo oral, vaginal o anal con una persona que tiene el virus. La mayoría de las personas se infectarán en algún momento de su vida. La mayoría de las infecciones desaparecerán por sí mismas y no causarán problemas graves.

¿Cuáles son los síntomas del VPH?

En la mayoría de los casos, el VPH desaparece por sí mismo y no causa ningún problema de salud. Pero cuando no desaparece, puede causar problemas de salud como verrugas genitales y cáncer (cáncer oral, anal y del pene) Se sabe que ciertos tipos del VPH aumentan el riesgo del cáncer.

La vacuna contra el VPH

Se recomienda que los hombres gay y bisexuales de hasta 26 años reciban tres dosis para una protección duradera. Estas dosis se deben recibir durante un periodo de 6 meses y protegen contra algunos tipos de alto riesgo de VPH. Las personas de hasta 45 años pueden ser elegibles después de hablar con su proveedor/a de atención médica.

Recursos


La meningococemia

¿Qué es la meningococemia?

La meningococemia es una enfermedad grave causada por un tipo de bacteria conocida como Neisseria meningitidis. Puede llevar a meningitis (una infección de las paredes del cerebro y médula espinal) y a infecciones de la sangre. La meningococemia ocurre a menudo sin advertencia – incluso entre las personas que están sanas.

¿Cómo se transmite?

Se puede transmitir de persona a persona a través del contacto íntimo (al besarse, toser) o del contacto prolongado, especialmente entre las personas que viven en un mismo espacio.

¿Cuáles son los síntomas de la meningococemia?

Los síntomas de la meningococemia varían, pero incluyen:

  • Fiebre alta
  • Dolor de cabeza
  • Cuello tieso
  • Vómitos
  • Ronchas
  • Sensibilidad a la luz
  • Confusión
  • Somnolencia

Los síntomas pueden desarrollarse en unas horas, pero normalmente en el transcurso de 1 a 2 días. Incluso cuando se trata, la meningococemia puede ser mortal. Entre las personas que sobreviven, pueden ocurrir daños cerebrales permanentes, pérdida de oído, fallo renal, pérdida de brazos o piernas, o problemas crónicos del sistema nervioso.

La vacuna contra la meningococemia

La vacuna puede ayudar a prevenir la meningococemia causada por tipos de alto riesgo de la bacteria.

Los hombres gay y bisexuales que viven con VIH-SIDA necesitan dos dosis de la vacuna con un intervalo de por lo menos ocho semanas, seguidas por otra vacunación con una dosis de la vacuna cada cinco años.

Varios departamentos de salud municipales y estatales han recomendado que los hombres gay y bisexuales se vacunen con una dosis de la vacuna. Comprueba con tu departamento de salud local si esto se recomienda en tu ciudad.

Recursos

Nuestro recurso nuevo está disponible aquí (en inglés tambien).